Cuatro hombres armados rescatan a recluso de hospital de San Pedro

  • Hombres armados rescataron del Hospital Regional de San Pedro del Ycuamandyyú a un recluso que fue a realizarse varios estudios, esto pese a que dos guardias lo custodiaban.

Hospital Regional de San Pedro del Ycuamandyyú. // lanacion.com.py

Poco antes de las 9.30 de este viernes, cuatro hombres con armas de fuego en mano llegaron hasta el Hospital Distrital de San Pedro del Ycuamandyyú y rescataron a un hombre que guarda reclusión en la penitenciaría regional de dicha ciudad. Según informa el medio digital Paraguay.com
El recluso, identificado como Julio Arzamendia, de 26 años, llegó al hospital acompañado de tres guardias de la penitenciaría, ya que presentaba problemas cardíacos. Tras realizarse algunos análisis, aguardó por varios minutos los resultados, cuando repentinamente irrumpieron los desconocidos y se lo llevaron a bordo de un automóvil de color gris, reportó el corresponsal de Noticias Paraguay, Carlos Aquino.
El rescate se produjo frente a decenas de pacientes que aguardaban ser atendidos, los guardias de la cárcel que acompañaron al recluso no pudieron reaccionar debido al preciso actuar de los desconocidos que irrumpieron a cara descubierta.
La Policía ordenó el despliegue de agentes en las entradas y salidas de la ciudad y organizaron algunos rastrillajes. Hasta el momento no se tuvo una versión de lo ocurrido por parte del director de la penitenciaría de San Pedro del Ycuamandyyú.

Comentarios

Comentarios del sistema: 1
  • TeamBradley 5 días ago

    Mikel Otegi Unanue, preso de ETA y autor del doble asesinato de dos ertzainas en Itsasondo en 1995, en un crimen previo a su integración en la banda, sufrió ayer un infarto en prisión y permanece hospitalizado en un hospital de Toledo. Su situación es estable, según la asociación de familiares de reclusos, Etxerat, que denunció que el alejamiento de los internos agrava de «manera cruel» la situación de los familiares. El nombre de Mikel Otegi saltó a la palestra hace 22 años tras asesinar delante de su caserío de Itsasondo a dos ertzainas que le persiguieron al considerar que conducía de forma temeraria. El joven fue absuelto del crimen por un jurado popular, en medio de grandes tensiones y presiones en un clima marcado por la amenaza terrorista de aquellos años. Posteriormente, huyó hasta que en 2003 fue arrestado en el País Vasco francés integrado ya en ETA. Tras ser extraditado por Francia, la Audiencia Nacional le condenó a 34 años por el doble asesinato de los agentes Iñaki Mendiluze y José Luis González. Preso en Ocaña I, el recluso guipuzcoano se sintió mal el miércoles por lo que fue trasladado al hospital. Sus familiares viajaron hasta Toledo, «a más de 500 kilómetros», denunció Etxerat, donde pudieron visitarle brevemente. El pasado 31 de julio, otro interno de ETA, Kepa del Hoyo, falleció tras sufrir un infarto en la prisión de Badajoz.